Blog de noticias
Promociones Luis Barros
Comparte esto en:
10/04/2013
La compra de viviendas aumenta tras 17 meses de caídas

El mercado inmobiliario quebró en agosto la segunda peor racha desde que comenzó la crisis. Tras 17 meses de caídas, el número de compraventas de viviendas superó por primera vez la cifra del año anterior. Según ha publicado el Instituto Nacional de Estadística, fueron 27.708 operaciones, un 3% más que en agosto de 2011. Pese a este breve repunte, el mercado sigue bajo mínimos, con menos de la mitad de las transmisiones que se formalizaban hace cinco años.

Agosto es el primer mes tras el anuncio del Gobierno de nuevas medidas que encarecerán el tratamiento fiscal de las compras de viviendas a partir de enero de 2013. El objetivo inicial de esas medidas es aumentar la recaudación de impuestos, una prioridad del Ejecutivo del PP ante la falta de ingresos para achicar el déficit público. Pero en el mercado tienen el efecto colateral de animar las operaciones para aprovechar un trato fiscal ventajoso con fecha de caducidad (diciembre de este año).

El Gobierno de Mariano Rajoy anunció en julio que, a partir de 2013, los que compren una vivienda no podrán desgravar su financiación en el IRPF (hasta 1.350 euros al año), una medida que no afecta a los que hayan formalizado la operación antes de esa fecha. También se suprimirá el trato favorable al IVA que se factura en la adquisición de vivienda nueva, que pasará del 4% (vigente hasta diciembre) al 10%, del tipo superreducido al reducido. En el caso de las viviendas usadas se aplica el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP), de gestión autonómica, con un gravamen del 8%.

En la balanza de los compradores, además del tratamiento fiscal pesa también que en la primera mitad del año se registraron las mayores caídas de precio de la crisis, cercanas al 15% anual. En todo caso, los estímulos a la compra solo parecen animar el mercado de vivienda nueva, que con un incremento anual del 6,2% capitaliza la mejora del mercado. Por comunidades, los datos del INE reflejan una disparidad absoluta, que da fe de mercados locales muy distintos: en Castilla-La Mancha, La Rioja o Baleares, las compras de viviendas aumentaron cerca del 30%; en Navarra o País Vasco hubo variaciones similares, pero de signo contrario.